Su objetivo es darte las herramientas suficientes para que tu paso por la licenciatura sea cómodo y conozcas tus derechos y obligaciones.

Tener una visión integral de los factores que subyacen al comportamiento.
Comprender los aportes que han tenido la psicobiología y las neurociencias en el desarrollo de la psicología como disciplina científica.
Comparar la visión biológica con las otras aproximaciones que tiene la psicología a sus objetos de estudio.
Tener una visión panorámica de la profesión psicológica que lo diferencia de otros profesionales que tienen formación biológica.

Adquirir los conocimientos básicos acerca del surgimiento y devenir histórico de las principales tradiciones de pensamiento psicológicas contemporáneas, de los conceptos y presupuestos básicos, de los principios y postulados que conforman sus respectivos marcos interpretativos.
Promover la identidad universitaria y como profesional de la psicología del alumnado de nuevo ingreso a la licenciatura en Psicología.
Comprender el desarrollo y dinámica de la personalidad con base en las aproximaciones teóricas de la escuela psicoanalítica, conductista, humanista y sistémica, para entender el proceso salud-enfermedad, identificando los métodos de evaluación e intervención derivados de cada una de las posturas teóricas revisadas.
1.- Explicar y analizar los efectos de la interacción humana a través del pensamiento, actitudes y conducta de las personas.
2.- Identificar el papel de los procesos intra-psicológicos del individuo y la interacción social, como aspectos de absoluto carácter interpersonal.
1. Analizar las premisas conceptuales de la teoría computacional.
2. Conocer los recursos metodológicos propios de la teoría computacional.
3. Comprender el sentido y las implicaciones de concebir a la mente como una computadora.
4. Identificar el dominio de problemas (capacidades cognitivas) estudiados por la teoría computacional.
5. Identificar las limitaciones de una visión computacional de la mente.
6. Ubicar a la teoría computacional de la mente en el contexto más amplio de la psicología cognitiva: contrastarla con otros enfoques.